Mi ruta salvaje llega hasta el centro del misterio, atraviesa el huracán y las tormentas para, finalmente, alcanzar el sosegado corazón de mi alma.
Nathan Hope

lunes, 13 de febrero de 2017

Los tiempos que corren



No soy muy fan de los años 80´s, creo que perdimos mucho tiempo con las drogas y el sexo fácil. Tal vez por inconsciencia o porque salíamos de una dictadura gris y opaca, nos entregamos a la vorágine de vivir rápido con una voracidad caníbal que acabó con la vida de bastantes personas, algunas de ellas muy amigas.
Sin embargo creo que aquella década tenía una cosa buena: el desparpajo.
Todavía no habían llegado estos tiempos actuales en los que hay que medir cada cosa que dices para que no se te encierre en el cuarto oscuro de los incorrectos.

En los años 80´s Robert Mapplethorpe realizaba unas fotografías que hoy estarían censuradas en Facebook. De hecho ningún museo ni galería de arte realiza ya ninguna muestra de Robert Mapplethorpe (¿tal vez demasiado explícitos aquellos sexos negros para estos tiempos de lo implícito blanco?).

Estoy cansado.
Estoy muy cansado.
Muy cansado de los “ismos”; del ecologismo, del feminismo, del marxismo, del fascismo y del paracaidismo.
No es que esté cansado de los “ismos”, estoy cansado de las consecuencias de los “ismos” y del mutismo (otro "ismo") acobardado que imponen.
Estoy cansado de la doble moral, de la triple moral y del tirabuzón con carpado invertido del pensamiento contemporáneo. Es aburrido hasta la extenuación.

Iba a seguir escribiendo pero no se me ocurre nada más.
Aquí lo dejo.
Estoy cansado.
Tan solo estoy cansado.

1 comentario:

  1. Es difícil escribir sobre algo que te genera aburrimiento. Quizá por eso acabas en un inesperado "interruptus". Sólo añadiré una cosa a este pensamiento que nos compartes hoy: no sólo han pasado décadas junto a nuestros pasos, también nos han atravesado mientras nos construían, nos destruían, o ambos verbos a la vez y, esté de moda lo que esté de moda ahora, a estas alturas de la vida es tiempo de obviar ya "quén te mete dónde y por qué". Bienvenidos los cuartos presuntamente oscuros, edificados por el juicio ajeno, si están llenos de la propia luz. En cuanto a esta imagen tan descaradamente provocadora que acompaña tus palabras, gracias por traerla hasta aquí y presentarme a su autor. Explícita sin duda y, aun así o quizá por eso, preciosa foto.

    ResponderEliminar